Interés compuesto: el secreto para multiplicar tus ahorros

Si estás pensando en organizar tus finanzas y hacer que tu dinero trabaje para ti, seguro que habrás escuchado hablar del interés compuesto.

Pero también puede ser que sea la primera vez que lees o escuchas algo sobre él y no sepas de qué va la película.

Pues déjame hacerte una pregunta simple: ¿podría una inversión de 48.000 euros convertirse en 584.222 euros con una rentabilidad media anual del 10%?

La respuesta es que sí. Y se podría hacer mediante el uso del interés compuesto.

Y en este artículo vamos a conocer este gran secreto tan desconocido que utilizan los profesionales de las finanzas para hacer crecer su dinero.

Si lo prefieres, aquí tienes el post en formato vídeo para que puedas verlo de forma más cómoda 😉

QUÉ ES EL INTERÉS COMPUESTO

Según la Wikipedia, el interés compuesto representa la acumulación de intereses que se han generado en un período determinado por un capital inicial (C0) o principal a una tasa de interés (i) durante (n) periodos de imposición, de modo que los intereses que se obtienen al final de cada período de inversión no se retiran sino que se reinvierten o añaden al capital inicial, es decir, se capitalizan.

Y su fórmula matemática es esta: Cn= C0 x (1+i)n

Pero… ¿te ha quedado claro el concepto? Me atrevería a decir que no mucho, ¿verdad?

Pues te lo voy a explicar de una manera que vas a recordar muy fácilmente.

Bola de nieve interés compuesto G&A

Imagina que estás en la cima de una montaña y dejas caer una pequeña bolita de nieve ladera abajo. Esa bola de nieve, conforme va descendiendo la montaña, va acumulando más y más nieve.

Llega un momento en que esa bola de nieve pequeña de la cima se ha convertido en una avalancha de nieve que arrastra consigo tooooda la nieve que pilla a su paso.

Pues este es el efecto bola de nieve y así es como funciona el interés compuesto.

El dinero que tu ahorras en un año genera un interés (i).

Al año siguiente ahorras otra vez pero el interés de ese año se aplica al dinero que has ahorrado este año y al capital más el interés del año pasado.

Al año siguiente pasa lo mismo. Sigues ahorrando y el interés de este año se aplica a lo ahorrado este año y a todo lo anterior.

Y al año siguiente lo mismo, y al siguiente lo mismo, y al siguiente, y al siguiente…

Es decir, los intereses se van convirtiendo en capital al año siguiente y por eso, el efecto del interés compuesto es exponencial.

EJEMPLO DE AHORRO CON INTERÉS COMPUESTO

Ejemplo ahorro interés compuesto G&A

Fíjate en el ejemplo que tienes en la imagen superior. Es un ejemplo de un ahorro de 100 euros al mes durante 40 años.

Y verás tres tipos de interés distintos: un 5%, un 7% y un 10% de media durante ese tiempo.

Lo que quiero que veas es lo que supone un pequeño aumento del tipo de interés en el resultado final. Esto es provocado por el efecto bola de nieve que te expliqué antes.

Y puesto que el interés compuesto tiene un efecto multiplicador, si duplicamos el interés medio desde un 5% a un 10%, el resultado es muuuucho mayor que el doble, ya que el dinero crece exponencialmente.

PRODUCTOS CON INTERÉS COMPUESTO A FAVOR Y EN CONTRA

Después de conocer cómo funciona el interés compuesto y ver de lo que es capaz, te estarás haciendo dos preguntas:

¿Por qué no conocías el interés compuesto si es tan bueno?

¿Cómo puedes utilizarlo para hacer crecer tus ahorros?

Tengo que decirte que tú si conocías ya el interés compuesto. Pero lo conocías en tu contra.

Los intereses de las hipotecas funcionan a interés compuesto pero… ¿a favor de quién, de ti o del banco?

Los intereses de las tarjetas de crédito funcionan a interés compuesto pero… ¿a favor de quién, de ti o del banco?

Los intereses de las multas funcionan a interés compuesto pero… ¿a favor de quién, de ti o de la Administración?

¿Qué casualidad, no? 🙂

El problema es que este concepto financiero es algo que no nos explican en el colegio y, cuando lo explican en el bachillerato o la universidad, no te dicen cómo aplicarlo a tu vida diaria.

Como herramientas financieras que funcionen con interés compuesto a favor tienes los planes de pensiones y los PIAS.

Ambas herramientas funcionan a interés compuesto pero tienen tratamientos fiscales distintos. Si no conoces cómo funcionan, te invito a que entres en los enlaces de cada uno de ellos para leer sus artículos correspondientes.

LA REGLA DEL 72

Por último, quiero explicarte una regla muy sencilla que te servirá para planificar mejor tu dinero y poder hacer cálculos de forma fácil.

Es la Regla del 72. Nos sirve para saber cuánto tiempo tardaremos o qué rentabilidad necesitamos obtener para duplicar nuestros ahorros.

Para utilizarla debemos dividir 72 entre la rentabilidad media que vayamos a obtener.

Por ejemplo, si obtenemos un 3% de rentabilidad, necesitaremos 24 años para duplicar nuestros ahorros (72/3 = 24).

Pero si obtenemos un 7% de rentabilidad, sólo necesitamos algo más de 10 años para duplicarlos (72/7 = 10,29).

Como siempre digo, todo esto son herramientas, pero tenemos que aplicarlas correctamente de acuerdo a una buena planificación financiera para que nos ayuden a conseguir nuestros objetivos financieros.

SESIÓN DE PLANIFICACIÓN FINANCIERA GRATUITA

En G&A, una de nuestras labores, además de buscar los mejores productos de seguros y bancos para nuestros clientes, es ayudarlos a planificarse correctamente a nivel financiero sin coste alguno para ellos.

Si quieres que revisemos tus productos financieros para que sepas qué tienes contratado y buscar mejores opciones; si quieres saber cómo empezar a ahorrar para conseguir tus objetivos financieros (jubilación, universidad de tus hijos, acortamiento de tu hipoteca…); o si simplemente quieres saber cómo sacarle más partido a tu dinero, reserva una sesión de planificación financiera gratuita con nosotros.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies