Acortamiento inteligente de hipoteca: ¿es mejor ahorrar o amortizar?

Acortamiento Hipoteca G&A

Seguramente te habrás planteado más de una y más de dos veces acortar tu hipoteca para poder pagarla en menos tiempo o que la letra de la hipoteca sea más llevadera, ¿verdad?

Pero… ¿qué opciones tienes para amortizar anticipadamente tu hipoteca y no morir en el intento?

¿Sólo existe la posibilidad de hacerlo entregándole dinero al banco antes de final de año?

¿Cómo puedes acortar tu hipoteca de forma inteligente y cubrirte las espaldas ante posibles imprevistos durante la duración del préstamo?

En este artículo responderé a todas estas preguntas y descubrirás cuál es el acortamiento inteligente de hipoteca que tu banco no quiere que sepas 😉

Si lo prefieres, aquí tienes el post en formato vídeo para que puedas verlo de forma más cómoda 😉

CONSIDERACIONES PREVIAS

Antes de que entremos a conocer las distintas opciones de amortización o acortamiento de tu hipoteca, hay que tener en cuenta una consideración previa importante:

¿Sabes si tu hipoteca te desgrava en la Declaración de la Renta?

Las hipotecas firmadas y registradas antes del 1 de enero de 2013 se aprovechan de un beneficio fiscal que las posteriores a esa fecha no tienen.

Ese beneficio fiscal se traduce en que los titulares de esas hipotecas pueden desgravarse un 15% de lo que paguen anualmente de hipoteca hasta un máximo de 9.040 € al año. Es decir, como máximo te puedes ahorrar en la Declaración de la Renta 1.356 euros.

Por ejemplo, si pagas por tu hipoteca mensualmente 450 euros, al año pagarías 5.400 euros, por lo que te podrías desgravar 810 euros en tu Declaración. Y si quieres desgravarte el máximo, tendrías que entregar al banco lo que reste hasta 9.040 euros, es decir, 9.040 – 5.400 = 3.640 euros.

Pero esta desgravación se eliminó para las hipotecas firmadas a partir del 1 de enero de 2013, así que es importante que sepas cuándo firmaste la tuya para saber si tienes posibilidad de aprovecharla.

Este es uno de los motivos para valorar la amortización anticipada de la hipoteca, pero no el único como verás más adelante.

FORMAS “TRADICIONALES” DE ACORTAMIENTO DE HIPOTECA

Aquí te hablo de tipos “tradicionales” de acortamiento de hipoteca porque son en los que todos pensamos en un principio cuando queremos quitarnos la hipoteca antes de lo estipulado en el contrato.

Hablamos de dos tipos de acortamiento:

REDUCIR TIEMPO

Una de las primeras opciones que te vienen a la cabeza cuando piensas en acortar tu hipoteca es en reducir el número de años que te quedan por pagar para quitártela lo antes posible.

La cuestión es que el dinero que entregues al banco tienes que ponerlo en contexto de lo que pagas anualmente.

Es decir, utilizando el ejemplo que te puse antes, si tu aportas a final de año 3.640 euros para acortar tiempo, realmente no acortarías ni siquiera un año, puesto que es menos de lo que pagas anualmente (450 x 12 = 5.400 euros).

Y si aportas más, el exceso no te lo desgravarías porque sobrepasarías el máximo de 9.040 euros…

REDUCIR CUOTA

Si lo que te interesa es pagar menos por tu hipoteca, entonces elegirás que lo que aportes (esos 3.640 euros del ejemplo) se dediquen a reducir la letra que pagas mensualmente.

Pero en este caso, estamos igual que en el caso anterior.

Es decir, que lo que te vas a reducir la cuota van a ser unos pocos euros al mes.

En nuestro ejemplo, si la hipoteca fuera de 122.000 euros a 30 años con un interés del 2% y una cuota mensual de 450,94 euros, al entregar esos 3.640 euros, lo que reducirías de tu cuota serían 13,46 euros, y se quedaría en 437,48 euros al mes.

Es decir, muy poco e insuficiente si realmente buscas pagar menos y aliviar tus cargas financieras mensuales.

ACORTAMIENTO INTELIGENTE DE HIPOTECA

Después de hacer cuentas con el ejemplo que hemos visto, ¿sigues pensando que la mejor idea es entregarle el dinero al banco?

Y si dentro de un tiempo necesitas ese dinero y le dices al banco “mira, que los 3.640 euros que te entregué hace “X” me hacen falta ahora” ¿qué crees que te va a decir?

Pues te dirá que amplíes la hipoteca o que te abras un préstamo personal “con unas condiciones inmejorables”, ¿cierto?

Pero hay una opción para evitar esto y utilizar el dinero de forma inteligente para acortarte la hipoteca incluso antes que dándoselo al banco.

Y es haciendo que el dinero trabaje para ti y genere rendimientos que hagan que puedas reducir los años y los intereses de la hipoteca mucho más rápido.

Para ello, utilizaremos los PIAS (ya te hablé de ellos en este otro artículo) para ahorrar ese dinero y así hacemos que genere una rentabilidad mayor que si lo tuviéramos en la cuenta corriente.

Ahora bien, tienes que tener en cuenta que el PIAS que utilices debe obtener una rentabilidad mayor al IPC, es decir, mayor al 3%. En nuestro caso, trabajamos con PIAS que tienen una rentabilidad media del 7% – 8% anual.

Si es así, entonces será mucho mejor ahorrar ese dinero en vez de amortizar anticipadamente la hipoteca.

A continuación puedes ver otro ejemplo distinto con números:

Ejemplo acortamiento de hipoteca (G&A)

Como ves en el ejemplo, incluso ahorrando menos al año (son sólo 1.200 euros anuales) conseguirías quitarte la hipoteca 12 años antes, ahorrándote 12.296 euros de intereses.

Pero además, esta estrategia también te sirve como colchón ante imprevistos.

Durante 35 años, como en la hipoteca del ejemplo, pueden pasar muchas cosas.

Si en el año 15, por ejemplo, tienes dificultades para seguir pagando la hipoteca, tendrías ahorrados 33.688 euros que te servirían para pagar la hipoteca durante esa mala racha y no tendrías que ampliar la hipoteca o pedir otro préstamo.

Por todo esto, esta estrategia de acortamiento inteligente de hipoteca no te la van a explicar en tu banco, porque sería como si el banco te dijeses cómo pagarle menos intereses y que te salga más barato el préstamo.

Y ahora cuéntame: ¿conocías esta forma de acortamiento? ¿Te lo habías planteado alguna vez?

Utiliza los comentarios y cuéntame en detalle 😉